Era nuestra cosa, nuestra cosa latina: una entrevista con León Gast

Por Russ Slater | 29 de noviembre de 2011

Versión Libre de Israel Sánchez Coll | 3 de marzo de 2021

Leon Gast

Hablamos con el director de cine León Gast, nacido en Nueva Jersey acerca de Our Latin Thing (Nuestra Cosa Latina), una película que documenta un concierto de la Fania All-Stars y la vida latina en el condado de Manhattan en Nueva York en el año 1971. La película fue reeditada a principios de este año y se está convirtiendo rápidamente como el documental de la salsa, definitivamente. En nuestra opinión, es uno de los mejores documentales musicales jamás realizados, y no importa que solo sea Salsa

Dialogamos por teléfono con León, quien también dirigió documental de When We Were Kings. Estaba en su casa en Woodstock donde trabajaba en su próxima película, un documental sobre el boxeador Manny Pacquiao. Se habló de cómo se involucró en la realización de sus películas y tratamos de averiguar qué tenía de especial la escena latina en Nueva York en ese momento.

¿Cómo se interesó por la realización de películas?

Se hizo una gran película en Nueva Jersey [donde yo vivía] en Hoboken llamada On The Waterfront con Marlon Brando. Y casi todo el mundo tenía un pariente, un padre, un buen amigo, que trabajaba de alguna manera en esa película. Y me fascinó la realización de películas. Fui a la Universidad de Columbia durante un año y tomé varios cursos de realización cinematográfica. Esto fue en 1957. La clase que me interesó fue el cine documental.

¿Cuándo te involucraste con la música latina?

A mis padres les gustaba bailar. Iban los fines de semana al Concorde, en las montañas de Catskill [Las Villa], donde la mayoría de los hoteles, moteles y clubes nocturnos cercanos tenían música latina. La locura fue el chachachá. Mis padres solían escuchar a los primeros Xavier Cugat, "Cherry Pink y Apple Blossom, dah, dah, dah" y me encantó. Pero no había latinos en mi escuela secundaria en Jersey City. La ciudad todavía estaba muy segregada entonces y un par de tipos iban a un lugar llamado Palladium. El miércoles por la noche hubo concursos de baile. Fui con ellos y vi bailarines increíbles, me fasciné con la música. Siempre había grandes bandas tocando, no fue en Jersey City pero en Newark vi bandas como La Playa Sextet. Luego, unos años más tarde fui a ver un acto en el Village (Nueva York) en un lugar llamado Village Gate y el acto de apertura fue la Orquesta Harlow, Larry Harlow. Fueron fabulosos, me dejaron inconsciente.

¿Cuándo te comprometiste con la escena latina en Nueva York?

Me presentaron a Larry Harlow y, a mediados de los 60, tal vez alrededor de los 66 o 67, comencé a andar con él. Yo vivía en el Village y luego me mudé a la calle 86, y ese fue el apartamento en el que estuve durante 47 años. Fue mi introducción a la cultura latina porque había muchos nuyoricans y dominicanos en ese vecindario. No obstante, ha sido aburguesado desde entonces. Esa área, en 1968 o 69, tenía la tasa de criminalidad más alta. Ahora, tienen mucha suerte, se puede conseguir un apartamento tipo estudio por $ 550k-600k.

Así que me hice amigo de Larry, que tocaba en toda el área metropolitana, y él era el tipo. Era muy popular, especialmente entre los latinos más jóvenes, y especialmente entre las mujeres jóvenes. Si los [Rolling] Stones estuvieran en Nueva York y los jóvenes latinos, tal vez de 15 o 16 a 40 años tuvieran la oportunidad de ver a Mick Jagger o Larry Harlow, en efecto, irían a ver a Larry Harlow, él era así de popular. Todo el mundo lo amaba. Estaba haciendo buena música. Tenía esa gran banda. Fue muy influenciado por la Sonora Matancera y un par de las otras bandas cubanas mayores. Tenía dos trompetas, dos trombones, dos saxofones, incluso en un momento tenía cuatro trompetas y cuatro trombones, como Fania All-Stars.

Luego conocí a Jerry Masucci y a Johnny Pacheco, los fundadores de Fania. Yo había hecho trabajos de fotografía en el negocio de la publicidad, así que hice algunas portadas de álbumes para Fania. La portada del álbum de Joe Bataan Riot que está con ellos trepando por una valla de metal. He hice la primer carátula de Fania All Stars Live At The Red Garter. Eso fue en el 68. Tres años después querían hacer otro programa, y tal vez filmarlo. Larry y yo lo armamos. Convencimos a Jerry. Luego se le ocurrió el título. Nuestra cosa. Nuestra cosa latina. Nuestra Cosa.

nuestra cosa latina

La película de “Our Latin Thing” documenta el conjunto de Fania All-Stars en el club Cheetah de Manhattan del 26 de agosto de 1971

¿De quién fue la idea de utilizar imágenes de las calles además del concierto en toma real?

Eso fue [idea] mío. Pero en lo que respecta al estilo, todo es muy formulista, música y un poco de la cultura. Por otro lado, nada de eso fue filmado en Spanish Harlem como he leído varias veces. Todo fue filmado en el Lower East Side. Ni siquiera un cuadro en el Harlem español.

Sin embargo, lo que hice y aunque eso nunca llego fue que quería tomar a cada uno de los principales actores y hacer una pequeña viñeta con cada uno de ellos para la canción en la que pueden haber aparecido. Hice uno, en el que aparece Ray Barretto vendiendo helados [raspadinhas, piraguas, raspados, frio frio, yun yun, granizado, cepillado, minutas, chúrchill, cholados, raspaos, raspadilla, cremolada, snow cone, shaved ice, etc.], y aparece un niño, que en realidad era el hijo de Cheo Feliciano que le pregunta por el sabor. Con Cheo Feliciano lo hice tirando dados en la calle 11 o 12 Este. Tenía a Larry Harlow saliendo por una ventana y corriendo, como si estuviera en el apartamento de la planta baja de alguien cuando aparece el marido. Hice a Johnny [Pacheco] que usamos como el flautista donde él camina y los niños salen tras él, como el flautista que los atrae a todos. Realmente cursi.

¿Planeaste las tomas realizadas en la calle o simplemente sucedieron?

Simplemente estábamos caminando por las calles rodando [filmando]. Está esa escena con el tipo cantando con la dama, y ambos parecen haber estado drogados con alguna sustancia. Están cantando y hacen una cancioncilla, y luego hay un tipo en la tabla de lavar. Estas eran solo personas sentadas en la calle. No estaba configurado. Larry preparó el asunto de la santería [la escena de la ceremonia religiosa], fue idea de Larry. Estaba realmente interesado en la santería. Entonces Ismael Miranda se enteró de esta pelea de gallos, era casi como una liga que celebraban en el Bronx y Brooklyn. Vimos la pelea y luego tuvimos "Ponte Duro" entrando, y el tipo dice que fue una buena pelea y el ganador gana, y dah dah dah. Me encanta esa escena, fue una de mis escenas favoritas.

Lo que estaba planeado era que la Orquesta Harlow hiciera esa canción en la calle. Luego bajó Pacheco, era domingo. Pacheco bajó e hizo algo con Miranda y conseguimos ese flujo, esa toma de la escalera de incendios con la cámara hacia abajo. Fue perfecto, en sintonía con la música, y luego Pacheco hace un solo de flauta increíble y la gente bailaba.

nuestra cosa latina

¿Estas escenas eran cosas que había sido experimentada antes?

Nunca antes yo había estado en una pelea de gallos. Eso estaba muy cerca de donde vivía Miranda. Esas fueron cosas que encajaron en dos días de filmación, tal vez dos días y medio, eso es todo. Un día en las calles, el ensayo fue el mismo día que el espectáculo real en el Cheetah, y el espectáculo fue por la noche. Y realmente creo firmemente que la banda nunca sonó tan bien como esa noche, y los he escuchado y he estado en muchos shows de Fania.

¿Era la primera vez que dirigías un concierto en directo? ¿Tenías una idea muy clara de cómo ibas a rodar?

Sí, lo dirigí, así que debo haberlo hecho. Había cinco o seis cámaras y filmé secciones que están en la película. Los chicos que trabajaban en él eran realmente buenos camarógrafos de mano, y fue entonces cuando las cámaras eran realmente pesadas. Luego teníamos un camión [para el sonido]. Fue una grabación de 16 pistas. Sobregrabamos un poco. Willie rehizo su solo de trompeta. Algunas otras cosas. Eso fue realmente.

Quizás puedas explicar cómo era estar en Nueva York en ese momento. La película hace que parezca una época llena de tanta energía ...

¡Estaba allí! La música siempre estuvo ahí. Esa fue la era de los boomboxes y muchos de nuestros vecinos latinos tocaban la música a todo volumen, había gente bailando en la calle. Fue una época en la que había muchos barrios diferentes en Manhattan. Había enclaves de irlandeses en el East Side, luego el Lower East Side tuvo los primeros inmigrantes de Europa del Este, principalmente judíos. Había música latina. Había grandes bandas. Tuvimos suerte. Fueron dos días en la calle. Tenemos todas esas cosas.

¿Dónde se proyectó la película cuando se estrenó originalmente en los años 70?

Se estrenó en un teatro llamado Cine One en Broadway entre la 37 y la 46. Tuvo una participación inusualmente grande. Se agotó. Luego se mostró en Cine Two después de que terminó la proyección en Cine One. Así que le fue muy bien en Broadway.

¿Cómo fue la reacción a la película cuando salió?

La reacción fue buena cuando salió. La revista Variety le dio una gran crítica. El periódico Village Voice estuvo bien. La revista Crawdaddy, que fue realmente la primera Rolling Stone, le dio una excelente crítica. Q Magazine le dio una excelente reseña.

Bueno, ¡estamos ansiosos por verlo en la pantalla grande en Londres! Esperemos que también lo haga la segunda vez

¡Eso espero!

Our Latin Thing se proyectará en un par de lugares de Londres en noviembre y diciembre. Puede encontrar los detalles de esas proyecciones aquí. También puedes leer nuestra reseña de la película aquí.